Existen cuatro funciones básicas que se deben considerar en todo proyecto de protección perimetral:

  1. Detección.- A través de un sensor perimetral de tecnología probada con una alta probabilidad de detección y un índice bajo de falsas alarmas.
  2. Demora.- Utilizando dentro de lo posible barreras físicas o medios naturales que retarden el ingreso o egreso de un posible agresor. Es altamente sugerido instalar la demora después de la fase de detección. El tener medios de demora antes de los medios de detección se convierte en tan solo un disuasivo. La demora ayuda a ganar tiempo para realizar las fases de evaluación y respuesta.
  3. Evaluación.- A través de guardias y sistemas de CCTV los cuales permiten detectar si se trata de una falsa alarma o de un evento real. Esto permite planear la forma adecuada de reacción ante una amenaza.
  4. Respuesta.- Utilizando recursos internos (guardias) o externos (policía, fuerzas armadas) a fin de evitar que se lleve a cabo una intrusión, un posible ilícito o daño a bienes tangibles o intangibles.