La seguridad en el trabajo es uno de los aspectos que más preocupan a los empresarios. La búsqueda de mejores mecanismos para el control de acceso u otros aspectos relacionados con la seguridad en la empresa está creciendo en el mundo laboral, donde tanto jefes como empleados quieren afrontar su día a día con garantías de que la oficina está protegida.

Las posibilidades para gestionar el control de acceso son varias y están creciendo gracias a la aplicación de la tecnología. Uno de los mecanismos que está ganando presencia a nivel laboral es la unidad de control IP, también conocida como acces unit 2.0. Se trata de un lector de tarjetas con sistema RFID, muy útil en edificios de oficinas compartidos, que se instala en la superficie de la pared para que los empleados pueden realizar su control de acceso diario. Basado en los últimos avances técnicos del sector, este sistema access unit se conecta con la puerta y posibilita varias opciones como un bloqueo o la apertura mediante un sensor de movimiento.

La tecnología IP de este control de acceso puede ser gestionada de forma remota a través de una interfaz web. El software 2N Access Commander es el sistema que gestiona esta función y permite controlar los accesos al edificio o vigilar las unidades de acceso en tiempo real. Desde este programa es posible configurar los horarios o especificar quien puede acceder por una puerta concreta durante un periodo de tiempo determinado. Entre sus funciones también se encuentra el registro de las asistencias de los empleados, lo cual es muy útil para tener controlados los horarios de entrada y salida dentro de su jornada laboral.

El objetivo de este desarrollado sistema es doble, ya que por un lado garantiza un control de acceso seguro y protegido para evitar la entrada del personal no autorizado; y por otro, cualquier gestión se realiza de forma muy intuitiva desde un ordenador o teléfono móvil. En cuestión de segundos, se puede alterar la configuración del acceso a las puertas de forma segura. Los cambios en las empresas pueden surgir en cualquier momento y este sistema se adapta a la actualización continua que se vive en el ámbito laboral.

Esta ecuación del control de acceso se completa con el uso de los intercomunicadores, también conocidos como vídeoporteros. Los modelos 2N son los más recientes y cumplen con las últimas novedades en cuanto a tecnología y funcionalidad. Su mecanismo cuenta con un módulo Bluetooth que libera la necesidad de tarjetas o llaves, por lo que se facilita el uso por parte de los trabajadores. Funciona mediante una pantalla táctil e incluye un lector de huellas dactilares que aporta una gran funcionalidad para su uso diario. Los empleados no necesitan portar ninguna herramienta para acceder. Dispone, además, con una función de visión nocturna con el objetivo de evitar la entrada de personas no autorizadas. Al igual que el resto de los elementos necesarios para el control de acceso, estos vídeporteros se configuran desde un dispositivo electrónico conectado a Internet.