Para el control de accesos, la compañía Vanderbilt ha lanzado al mercado una nueva gama de lectores Bluetooth de baja energía. Se pueden encontrar en cuatro interfaces diferentes: Blue-A Wiegand, Blue-B Wiegand con teclado, Blue-C OSDP y Blue-C OSDP con teclado.

Una mano con un móvil accediendo a una sala con el lector de Vanderbilt.

Los usuarios podrán utilizar su móvil para tener acceso al edificio y a las diferentes salas.

En cualquiera de los casos, proporciona a las organizaciones un acceso con identificación segura y flexible en la creación y gestión de credenciales a través del teléfono inteligente Android e iOS.

Los gestores del sistema podrán controlar las credenciales con la ayuda del software de gestión ACT Enterprise. Desde esta plataforma, se pueden crear, eliminar o modificar todas las credenciales móviles.

Adiós a las credenciales físicas

Gracias a los teléfonos inteligentes y a la tecnologías Bluetooth de baja energía, ya no es necesario disponer de credenciales físicas, ofreciendo mayor comodidad tanto a los administradores como a los usuarios.

Una de las ventajas de los lectores de Vanderbilt es que funcionan como un lector de tarjetas tradicional, de tal manera que los empleados podrán seguir utilizando las tarjetas Mifare mientras el administrador procede a la migración de todas las credenciales físicas.

En cuanto a la seguridad de los datos utilizados, se utiliza un cifrado AES de 128 bits y aleatorización, garantizando la privacidad de los usuarios. Estos lectores permitirán reducir costos en las empresas, al tiempo que se mejora la seguridad de las instalaciones.