Comprar por Internet es algo que está presente en el día a día de los usuarios. Son muchos los servicios y plataformas que podemos utilizar. Ahora bien, no todos ellos son seguros y no siempre nuestros datos están a salvo. Es importante tomar medidas preventivas para no cometer errores que puedan comprometernos. En este artículo hablamos de cómo comprar por Internet con seguridad, qué debemos tener en cuenta para saber si un sitio es fiable o qué estafas podemos sufrir.

El comercio electrónico cada vez es más utilizado

El comercio electrónico tiene hoy en día un peso muy importante en todo tipo de negocios. Podemos comprar a través de la red cualquier producto, contratar cualquier servicio o vender artículos que ya no necesitemos. Está muy accesible a cualquiera, ya que existen múltiples plataformas y servicios.

Simplemente con utilizar nuestro móvil u ordenador podemos acceder a un amplio abanico de posibilidades para comprar online. Hay infinidad de páginas para todo tipo de productos y simplemente tendremos que buscar el artículo que necesitemos.

El problema es que la seguridad no está siempre presente. Son muchos los problemas que pueden surgir si no tomamos medidas adecuadas para evitarlos. Hay diferentes tipos de estafas que podrían robar información, engaños para que los usuarios compren un producto que no se adapta a lo que debería y problemas a la hora de realizar las transacciones que pueden poner en riesgo nuestro dinero.

Cómo comprar con seguridad

Para poder comprar por Internet con total seguridad es muy importante que tengamos en cuenta ciertos factores. Cualquier error que cometamos podría derivar en el robo de información, datos bancarios o comprometer nuestra privacidad de alguna manera.

Utilizar una conexión segura

Sin duda algo esencial es usar una conexión que sea segura. Un error típico es comprar algo por Internet a través de una red Wi-Fi pública. No sabemos realmente quién puede estar detrás, si se trata de algún cebo para robar información o si incluso hay piratas informáticos que podrían acceder al tráfico.

Por tanto nuestro consejo es evitar las redes que consideremos inseguras. Por ejemplo un Wi-Fi en un aeropuerto, centro comercial o en la calle. En caso de que no tengamos una red inalámbrica fiable, siempre que podamos es mejor conectarnos a través de la red móvil.

Esto también lo podemos aplicar a cualquier acceso a servicios o plataformas. Es decir, no únicamente a la hora de realizar el pago, sino para entrar con nuestro usuario y contraseña.